¿Cuando usar un metrónomo para grabar?

post thumbnail

Hablamos en este artículo sobre algunos consejos útiles para entrar al estudio de grabación y mencionamos la importancia del uso del metrónomo en el estudio de grabación. Para fines prácticos suelo decir la mayor parte del tiempo que grabar con un metrónomo es algo imprescindible pero quizás pude haber estado mintiendo ligeramente.

Ahora, no te enojes conmigo porque si estaba mintiendo lo hice con buenas intenciones. La verdad detrás de todo este asunto es que existen ciertas situaciones en las que usar un metrónomo no es absolutamente imprescindible y eso tiene que ver con el hecho de que como ya dije muchísimas veces, no existen verdades absolutas ni reglas duras en el audio sino que por el contrario se suelen hacer generalizaciones en función de lo que se considera “estadísticamente correcto”.

Veamos, el metrónomo es en una gran mayoría de casos imprescindible pero existen algunas excepciones en las que o bien no es tan necesario, no es en absoluto necesario o puede crear más problemas que soluciones.

Analicemos algunos ejemplos:

Un músico bueno que nunca uso un metrónomo:

Si, existen. Son los menos pero existen, tuve la oportunidad de grabar en calidad de guitarrista con un baterista que tocaba muy pero muy bien, el estilo de música que grabamos fue hard rock pero su área de experiencia estaba en el blues, más precisamente en el blues estilo Chicago y como se podrán imaginar usar un metrónomo no estaba entre sus prioridades más importantes. Lo curioso del caso es que intentamos grabar con un metrónomo en caso de requerir algun proceso de edición más adelante y el resultado no fue demasiado bueno.

Ante el fracaso de usar un metrónomo directamente el paso siguiente fue grabar “en vivo” usando pistas de referencia es decir que hacíamos una especie de ensayo de los temas donde uno de los guitarristas tenía el click en los audífonos y  se tocaba junto con el baterista sin embargo solamente se grababa al guitarrista (por el bleeding) posteriormente hacíamos una toma de la batería sola mientras el baterista escuchaba la toma que había hecho el guitarrista con sus audífonos. El resultado fue un poco mejor pero estaba lejos de ser satisfactorio teniendo en cuenta que estábamos hablando de un baterista con casi 15 años de experiencia y varios años tocando en vivo.

El siguiente paso fue grabar una performance en vivo donde el único que no tenía el click era el baterista y para evitar el bleeding usamos un emulador de amplificador para los guitarristas. El resultado fue un poco mejor que el de la etapa anterior y fue la toma con la que decidimos quedarnos, nos había convencido a pesar de que sentíamos que podía ser mejor.

Al día siguiente y solamente por sacarme la curiosidad de la cabeza, decidí grabar un ensayo en vivo con 2 micrófonos aéreos y microfoneando los instrumentos pero sin voces. Lo que resulto de ahí era algo que no podía creer, la performance respiraba y tenía vida propia, fue por lejos la mejor de todas las tomas que hizo el baterista y debido a sus características como músico era el escenario ideal para grabar. Lastimosamente y debido a las condiciones propias del estudio que no tenía demasiado espacio y del tiempo que disponíamos para grabar no pudimos hacer una toma formal grabando en vivo.

Si bien es algo que parece obvio, a mi la experiencia me enseñó que hasta los mejores pueden sentir que el metrónomo los limita, siempre y cuando no tengan experiencia practicando con el mismo. Esto nos dice que a pesar de que el manual nos diga una cosa debemos usar el sentido común y si la evidencia nos dice lo contrario debemos hacerle caso.

Ciertos estilos de música:

Voy a ser sincero y decir que los estilos de música que por lo general no requieren metrónomo para grabar son a su vez los estilos de música donde los que ejecutan tienen mucha experiencia y que no tendrían mayores problemas en grabar con un metrónomo ya que lo han usado muchas veces.

Los estilos a los que me refiero son algunos como: blues, jazz, tango, bossa nova etc. En este tipo de estilos muchas veces prima lo emocional que puede aportar una variación natural de tempo. El tema es que esa variación de tempo no es arbitraria o producto de la inexperiencia, como suele suceder con músicos menos experimentados, sino que por el contrario proviene de la expresión artística misma. Así como podemos usar la melodía y el ritmo para expresa, algunas variaciones de tempo son parte del lenguaje de este tipo de músicos.

Quizás a muchos de los que lean esto, esta información que les presento les pueda parecer obvia pero hay que entender que existe mucha gente que se bloque ante lo que ellos consideran reglas y este tipo de artículos apunta justamente a ellos.

Músicos no tan buenos:

Ya hablé del caso de un músico muy bueno que no se sentía tan cómodo con el metrónomo, ahora me toca hablar de los músicos que no son tan buenos y que casi por deducción simple tampoco se sienten tan bien con el metrónomo.

Con este tipo de músicos tenemos dos opciones, una es decirles directamente que sus tomas no están a la altura de las expectativas y que lo mejor sería que vuelvan más adelante con un mayor dominio de las partes que quieren tocar (suele ser lo más sano) sin embargo como sabemos esta no siempre es la opción económicamente viable y a veces tenemos que lidiar con este tipo de músicos.

Acá la idea es hacer una evaluación de la forma de sacar lo mejor de su performance y capturarla. Un consejo es fijarnos quien tiene el mejor sentido del tempo y ponerlo a grabar junto con el baterista y así buscar un resultado cercano a lo esperado. Es importante también tratar de “encontrar” el tempo de la canción y darle la importancia necesaria antes de empezar a grabar para que dentro de lo posible este se mantenga a lo largo de la toma.

Conclusiones:

Quiero aclarar que este artículo no está pensado para destronar al metrónomo ni hacerle creer a la gente que “esta bueno” o es “rocker” grabar sin metrónomo, si bien el metrónomo se puede emparentar con las reglas también se puede emparentar con los resultados aceptables y así se debería tratar más allá de nuestros preconceptos y experiencias con el mismo, sin embargo existen algunas situaciones en las cuales el metrónomo puede no ser el mejor camino y de eso se trata este artículo.

En resumen, lo ideal es que la grabación o el uso del metrónomo se rijan por los resultados y nunca suceda al revés.

Un saludo para todos y a grabar que se acaba el mundo!

Seguinos en Facebook