Consejos para entrar al estudio de grabación

post thumbnail

La primera vez siempre duele, o al menos eso dicen. Lo cierto es que entrar al estudio de grabación por primera vez puede ser algo hóstil si no tenemos en cuenta algunos factores que pueden hacer o deshacer sesiones de grabación.

Lo más importante es tratar de usar el sentido común que aunque parezca paradójico muchas veces es el menos común de los sentidos.

A continuación entonces algunos consejos para entrar al estudio de grabación y no morir en el intento:

Llegar con las partes estudiadas:

Este es quizás el más obvio de todos sin embargo muchas bandas suelen tener problemas con esto y tenés que saber que cada minuto que pases dentro del estudio sacando partes o discutiendo pequeños detalles con tus compañeros de banda son minutos que perdés y por ende dinero que se esfuma porque si.

Ahora,  el proceso por el cual estudiamos o aprendemos las partes es distinto para cada banda en particular y tampoco es que haya reglas frías o duras de como optimizarlo pero algunos consejos válidos son:

  • Escribir la estructura en términos de la cantidad de compases que cada parte del tema tiene. Para esto podemos usar una hoja común o partituras. Este tipo de tácticas son útiles si todos los miembros de la banda cuentan los compases aunque también puede suceder que uno solo lo haga y los demás lo sigan o lo memoricen por repetición.
  • Grabar los ensayos: Así como hay gente que se puede guiar por la cantidad de compases otros se pueden guiar por la letra o por lo que hacen los otros instrumentos. Para grabar los ensayos basta con un celular o algún grabador portátil, una vez con el ensayo grabado lo ideal es escucharlo cada uno por su cuenta y en alguna ocasión hacerlo en grupo y si es posible comentar las distintas partes o despejarse las dudas en grupo.

Aprender a usar el metrónomo:

Este es otro de los problemas más comunes ya que no son pocos los casos de bandas que aprenden lo que es un metrónomo dentro de un estudio de grabación y la realidad es que nada puede ser más frustrante que repetir una toma 400 veces o grabar de a 4 compases porque nos corremos de tempo.

Muchas personas sostienen que tocar con metrónomo te hace un músico robótico o te quita el “feeling” sin embargo lo paradójico del caso es que la mayoría de las veces son los músicos que no pueden tocar con un metrónomo los que tienen menos feeling.

Para aprender a tocar con metrónomo tenemos varias opciones:

  • Tratar de practicar invididualmente con un metrónomo: Esto implica usar un metrónomo cuando cada uno este sacando las partes por su cuenta o cuando practicamos técnica o cualquier otra instancia de nuestro instrumento. Practicar con un metrónomo puede costarnos al principio pero a la larga es algo que vamos a terminar agradeciendo.
  • Practicar con un metrónomo como banda: Esto implica hacer pistas de tempo para cada canción y usarlas en la sala de ensayo ya sea usando una laptop o incluso las pistas grabadas.
  • Que el baterista toque con un click y los demás lo sigan: Esta opción también es válida pero requiere que prestemos atención todo el tiempo.

La otra opción a la hora de grabar en el estudio usando el metrónomo es que el bajista y el guitarrista graben sus partes usando el metrónomo en la comodidad de sus hogares (no importa la calidad de la grabación) y que posteriormente le hagamos escuchar esas pistas al baterista en el estudio de manera de que pueda seguir los instrumentos y le resulte más natural.

En general no hay reglas firmes ni leyes en esto del estudio de grabación pero es importante saber que grabar con una pista de tempo facilitará muchísimas cosas y es uno de los primeros indicadores de si algo suena profesional o no. Existen muchísimas excepciones (bandas que graban en vivo sin click) y lo más importante es, como dije al principio, usar el sentido común y preguntarnos ¿Sonará esto mejor sin metrónomo?

 No traer terceros a las sesiones:

Está bien, entiendo que quieras impresionar a tu novia o a tus amigos mostrandoles que vos sos como los que están en la tele pero la realidad es que más allá de pasar por unos minutos a saludarte no tienen nada que hacer adentro del estudio.

Pensalo de esta manera ¿Viste una groupie en una fábrica o en una oficina? Lo más probable es que la respuesta sea no porque son lugares de trabajo y aunque no parezca el estudio de grabación también lo es. Lo más importante es no tener elementos que nos puedan distraer o que puedan generar tensiones dentro de la banda.

¿Te parece que lo mejor para tu banda es tener a tu novia presionando para que se escuche mas fuerte tu solo? ¿O tener a tus amigos haciendote bromas por tu nuevo corte de pelo?

Lo mejor es que solamente los miembros de la banda y colaboradores directos (asistentes, productor) estén presentes en las sesiones de grabación y esto también aplica para los ensayos o cualquier otra reunión donde se tomen decisiones.

No ir al estudio a buscar sonidos:

Este es otro de los puntos que más tiempo te va a hacer perder. Si por ejemplo decidiste alquilar un amplificador de guitarra o de bajo para tu sesión de grabación, lo peor que podés hacer es ir al estudio a ponerte a perillear el equipo o a reconocer como suena.

La idea es que cuando llegues al estudio esté todo más o menos controlado y que lo único que haya que cambiar sean algunos pequeños que no insuman demasiado tiempo de tu parte, porque si tomamos en cuenta el precio del estudio lo que estarías haciendo sería un perilleo VIP.

Si vas a alquilar o vas a pedir prestado algo para usar en el estudio, trata de tenerlo con cierta anticipación para que no te sorprenda nada y tengas todo “friamente calculado”.

Afinar los instrumentos:

Este parece un chiste de mal gusto pero la realidad es que muchas veces trae problemas. La clave es que todos afinen con el mismo afinador y lo hagan al mismo tiempo. En caso de afinar de oido tengan en cuenta que eso cercenaría toda posibilidad de usar un piano o haría muchísimo más dificultosa la edición del audio entre otras cosas.

Párrafo aparte para los bateristas: Aprendan a afinar su instrumento o consigan a una persona que lo pueda hacer porque una batería bien afinada es uno de los factores más importantes para conseguir un buen sonido.

Cuidado con las cuerdas:

Es recomendable usar cuerdas nuevas pero hay que tener en cuenta que si las cambiamos 15 minutos antes de la sesión probablemente se nos desafine la guitarra en el medio de una toma. La idea es cambiar las cuerdas un día o un par de días antes para que conserven el brillo característico de las cuerdas nuevas pero que ya esten “asentadas” y no nos hagan pasar un papelón en el momento menos esperado.

Estudiar los solos:

Improvisar puede ser divertido pero salvo que dominemos el arte y tengamos mucha confianza en nuestras habilidades como improvisadores, lo ideal es tener los solos estudiados o por lo menos saber por donde vamos a ir para que no nos veamos envueltos en la irremediable situación de “esta toma y me sale”.

Se que escribir y estudiar solos no es “rocanrol” pero lo cierto es que muchos de los grandes solos de la historia fueron escritos o tenían partes escritas  previamente (recordemos que los solos también pueden ser melodías).

Está claro que esta recomendación no aplica para todos los músicos ni todas las situaciones, pero como regla general los guitarristas que tienen una idea clara de lo que quieren hacer en el solo suelen obtener mejores resultados.

Tener instrumentos decentes:

No es necesario vender los riñones para tener instrumentos decentes, la idea es que tengan un sonido aceptable y que por sobre todas las cosas puedan mantener la afinación dignamente.

Es importante que nuestros instrumentos estén calibrados y que nos sintamos cómodos tocándolos, esto también aplica en el caso de que nos presten un instrumento que consideramos excelente pero que no conocemos o al que no estamos acostumbrados.

Conclusiones:

Entrar al estudio de grabación por primera vez no tiene porque ser una tortura pero requiere que nosotros pongamos de nuestra parte y entendamos que las cosas que pueden salir mal por lo general salen mal en el momento mas inoportuno y la única forma de evitar esto es usando el sentido común.

Algunos de los consejos para entrar al estudio de grabación que enumere aquí aplican para unas situaciones pero no tanto para otras pero lo importante es tenerlos en cuenta como regla general para posteriormente llevarlos a nuestra situación particular.

 

Seguinos en Facebook